Ejecutarán a mujer de origen mexicano acusada de asesinar a su hija en EUA 

Melissa Elizabeth Lucio, condenada a muerte desde 2008, fue detenida tras presuntamente asesinar a su hija de dos años, pero el fiscal de su caso está encarcelado por sobornos y extorsión. 

Activistas y abogados afirman que la muerte de Mariah fue accidental y solicitan el perdón.
Especial

Melissa Elizabeth Lucio, una mujer estadounidense de origen mexicano, será ejecutada en Texas, Estados Unidos, el próximo 27 de abril, acusada de asesinar a su hija, Mariah Álvarez, de dos años. 

El 17 de febrero de 2007, Mariah Álvarez tomó una siesta y ya no despertó, pero las autoridades acusaron a Melissa de haberla golpeado hasta la muerte y fue sentenciada a muerte. Activistas y abogados afirman que la muerte de Mariah fue accidental y solicitan el perdón. 

¿Qué sucedió? Tras detectar que la niña no respondía y no respiraba, la familia de Melissa llamó a emergencias. De acuerdo con la oficina del fiscal de distrito de la ciudad de Cameron, los paramédicos encontraron a la niña acostada boca arriba y con señales de abuso.

Le encontraron moretones dispersos, marcas de mordeduras y un brazo roto. Se le declaró muerta en el hospital y el médico que atendió el caso dijo, de acuerdo con la Fiscalía, que en 30 años de práctica profesional no había visto un caso de abuso infantil peor que el de Mariah.

Las autoridades arrestaron a Melissa, y tras un interrogatorio de horas, ella confesó. “Supongo que lo hice. Soy responsable, dijo”. En ese momento estaba embarazada de gemelos. Se le declaró culpable de asesinato capital y fue condenada a muerte el 12 de agosto de 2008.

En 2011, su apelación fue rechazada. En 2019, la Corte Federal de Apelaciones anuló la sentencia y acusó al tribunal de primera instancia de haber interferido en el derecho de la detenida a presentar una defensa. Sin embargo, la decisión fue anulada.

¿Qué se dijo? En enero de este año se firmó la orden de ejecución para Melissa y se programó para el 27 de abril.  En una entrevista con el diario Texas Observer, Tivon Schardl, abogado de Melissa, dijo que su clienta “enfrenta una ejecución inminente por un asesinato capital que nunca ocurrió. Melissa, una mujer inocente, enfrenta una ejecución porque un fiscal corrupto se basó en una declaración obtenida por coerción por un Ranger de Texas que acosó a una mujer traumatizada para que hiciera una confesión falsa”.

Armando Villalobos, fiscal de distrito que llevó el caso de Melissa, está preso por una sentencia de 13 años, por sobornos y extorsión. La ONG Innocence Project, que defiende la inocencia de Melissa, señala que el estado nunca pudo probar que ninguno de los otros 12 hijos de la mujer -sin contar a las gemelas que esperaba en ese momento- sufriera maltrato.

Con información de El Universal