Cisen grabó en su momento 40 interrogatorios por caso Ayotzinapa donde se revelan actos de tortura

Investigación oficial revela cómo se buscó acreditar con esos testimonios sacados a la fuerza la llamada "verdad histórica".

En conferencia de prensa, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob) y Óscar Gómez, fiscal del caso Ayotzinapa, confirmaron que el desaparecido Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) realizó 40 grabaciones de interrogatorios a presuntos implicados. En ellos se revela a funcionarios públicos sometiendo a tortura a varios de los informantes por la desaparición de los 43 normalistas. La investigación incluye un peritaje internacional que corrobora que la voz que se escucha en varios de los videos es de Tomás Zerón, exdirector de la Agencia de Investigación Criminal.

¿Por qué importa? Este material forma parte del robusto expediente que fue construido en la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, el cual documenta “manipulación masiva y sistemática” de las evidencias para fabricar la llamada “verdad histórica”.

¿Qué son?  Estos 40 videos se reparten en 57 carpetas digitales, que además contienen pruebas forenses (incluidas las obtenidas de teléfonos celulares extraídos ilegalmente por la PGR y forman parte del arsenal de evidencias y testimonios sobre el que la Unidad Ayotzinapa sustentará denuncias penales por asociación delictuosa contra los sospechosos de falsificar la investigación oficial. 

¿Cuándo y para qué? Los interrogatorios fueron realizados entre octubre de 2014 y enero de 2015. Se establece que su propósito no era arrancarles información fidedigna a los sospechosos (incluidos todos los que fueron enviados ante la prensa), sino “desinstalarlos” intelectual y emocionalmente, es decir, desligarlos de lo que sabían que pasó para convertirlos en “repetidores de la versión” de los entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam y del propio Tomás Zerón.
Con información de Milenio